POPULAR

6 Leyendas Gallegas (Tierra de meigas y trasgos)

SEIS LEYENDAS GALLEGAS 

Tierra de meigas y trasgos, en  Galicia se conocen  muchas más leyendas con las que inquietar a sus visitantes.

  1. Santa Compaña

La Santa Compaña es, tradicional y muy popular en Galicia, una leyenda perturbadora sobre una procesión de ánimas o aparecidos que discurre desde las doce de la noche por los términos de una parroquia con el propósito de visitar, o advertir, a todas aquellas casas en las que en breve habrá un óbito, deceso o defunción.






    2º   Isla de Ons
 El mal de ojo. En Ons se dice desde hace mucho tiempo que para echar mal de ojo a alguien hay que ir a Beluso, traer un sapo, meterle un trozo de ropa de esa persona en la boca y conjurarlo. Para esto habria que ir a la playa, hacer 18 bolas con algas, poner mitad a la derecha y la otra mitad a la izquierda, tirar al mar las nueve de la derecha diciendo «Ondas do mar sagrado / Tirame o aire do morto / de vivo ou escomulgado», y luego dejar secar en la lareira de  tu casa las otras nueve, para acabar tirándolas en el mar.
También se tiene escuchado que en el Buraco do Inferno (una sima de 5 metros de diámetro y 40 de profundidad situada en el sur) se oyen los lamentos de las almas que sufren tormento por sus actos y pecados, unos lamentos que se oyen cuando hay vendaval y cuyo origen está en el golpeo del mar contra la roca y el sonido de los araos que anidaban en su interior. Además, la leyenda del toro dice que un astado con cuernos de oro nos protege del “ mundo de los no vivos "

    3º  El milagro de Bouzas

En el momento que el cuerpo del Apóstol Santiago llegaba en una barca a Galicia, una boda entre dos jovenes, unos hombres estaban practicando a caballo un juego que consistia en arrojar sus lanzas al aire y galopar con el caballo para recogerla antes de que tocara el suelo la lanza.
El novio que tambien practicaba el juego tuvo tan mala suerte que tiró su lanza y su caballo galopando se adentrase en el mas y se sumergiese.
Los que se encontraban alli presentes solo miraban su estela en el mar y como desaparecia, y ella se dirijia hacia la barca en la que viajaba el cuerpo del Apóstol, pero derrepente aparecio el milagro, el novio y su caballo salieron del agua rodeado de conchas de vieira. 
En honor al milagro ocurrido, desde entonces, todo peregrino lleva en el sombrero una concha de vieira.



    4º  El diaño

Conocido también como diantre, es un duende satírico de la mitología Gallega que se dedicaba  a hacer todo tipo de travesuras para fastidiar así la travesía de todo aquel que se le cruzaba por su camino.


Adopta la figura de caballo, de vaca, de carnero o de cualquier otro animal, incluso de bebé humano, y cuando se dejaba ver era durante la noche, asustando al caminante desorientado o sorprendido por la noche que anda a deshora, y desorienta al campesino que busca el ganado perdido, incordia al molinero que maquila a la luz de la luna o se burla de los mozos que regresan tarde de la fiesta, la leyenda indica que no tenia miedo a nada y se metia con todo aquel que se le cruzaba.





   5º   La corona de fuego


Se dice que entre el palacio de Monforte de Lemos y la Iglesia de San Vicente del Pino había un pasadizo subterráneo muy grande.
Durante una ausencia del Conde de Lemos, que parte a cumplir con encomiendas reales, el abad del Monasterio benedictino de San Vicente, habría utilizado el desfiladero para llegar hasta la hija del conde, con la quien comenzaría un idilio.
El conde, al enterarse, organiza una comida en la que invita al abad, y en el momento del postre le sirve una corona de hierro al rojo vivo, coronándole y provocándole la muerte.




    6º    
Monte Paralaia

Es un monte en Moaña, repleto de leyendas y en donde se cuenta que la noche de San Juan es la noche perfecta para mirar los pasadizos subterraneos que llegan al mar, esa noche en las que las "mouras" y las mujeres encantadas que habitaban allí salen de la cueva para lavar sus largos cabellos.
Dentro de la cueva hay una estatua de una Mujer en la que está atrapado un Marqués encantado por la moura, para liberarlo es necesario que una joven virgen rompa la estatua por la mitad utilizando la espalda, tambien hay otra leyenda que cuenta que habia princesas hechizadasconvertidas en piedra que cada cien años recuperaban su forma de Mujer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario